Viña Miguel Torres ante cambio climático, explora nuevas ubicaciones en la Región de los Lagos

Hoy en nuestra nota te contamos como la Viña Miguel Torres está tomando medidas para contrarrestar los efectos del cambio climático y cómo está disminuyendo su huella de carbono en el proceso productivo.


Las vides son altamente sensibles al cambio climático, tal como saben a la perfección los gestores de Familia Torres –matriz de la viña Miguel Torres Chile- a lo largo de cinco generaciones familiares en el negocio, sobre todo en los últimos 40 años donde la temperatura media ha subido en un grado en la región catalana del Penedès, su zona de producción desde 1870.

Para Miguel Torres Riera, presidente del grupo, un hito decisivo ante lo que define como la mayor amenaza que enfrenta la industria tuvo lugar en 2007 al ver el emblemático documental “Una verdad incómoda” de Al Gore. “Me impactó mucho y pensé inmediatamente que aquello nos iba a afectar mucho a quienes vivimos de la tierra y de las viñas”, explica sobre el momento en el cual decidió pasar a la acción en la protección al medioambiente. Así, en 2008 creó el programa Torres & Earth para propiciar la adaptación de la empresa y reducir su huella de carbono, destinando el 11% de los beneficios a proyectos relacionados con esos objetivos.


Con inversiones que a la fecha ascienden a 18 millones de euros, Familia Torres ostenta logros como la baja de 35% de las emisiones de CO2 por botella el año pasado, dentro de su meta de superar el 50% en 2030 y convertirse en una bodega de cero emisiones netas hacia 2040.


Estrategia de crecimiento


De la experiencia en Cataluña, Miguel Torres ha constatado los efectos directos del cambio climático en la viticultura: actualmente la vendimia tiene lugar diez días antes que hace dos décadas, transformación que podría influir en la calidad de los vinos si llega a producir desfases entre las distintas etapas de maduración de la uva. La viña ha enfrentado ese riesgo aplicando distintas técnicas de manejo como ajustar el espesor y altura de las hojas para una mejor protección del sol, manejo más preciso del riego, portainjertos resistentes a la sequía y menor densidad de plantaciones.

 


EN VENTA - 100 L/s - Sector Maule Medio Norte





 

A las medidas en sus viñedos actuales, la compañía ha venido aplicando una segunda estrategia para su crecimiento buscando climas más fríos. Así, mientras en Cataluña ha ido comprando tierras a mayor altitud, en el caso de nuestro país busca crecer a nuevas ubicaciones desde su emplazamiento original en el valle de Curicó, al que arribó en 1979. “En la región del Penedès desde hace 12 años nos hemos desplazado a una mayor altura buscando climas más fríos, mientras que en Chile la respuesta para eso está en viajar más hacia el sur, donde hemos invertido en tierras”, explica Torres.


Tras comprar hace ocho años un campo de 300 hectáreas en el valle del Itata (Región del Biobío) dedicadas a cabernet sauvignon 100% orgánico, la viña también elabora vinos con uvas de la zona de Osorno -como su línea Cordillera de los Andes sauvignon blanc-, a partir de un acuerdo de larga data con productores locales.


“En Osorno –zona de la cual nadie hablaba como región de vinos hace 20 años- hay viñedos que están haciendo vinos muy interesantes y estamos viendo la posibilidad de comprar tierras en ese sector, y quizás un poco más al sur en dirección a Puerto Montt, para irnos preparando para el futuro. Por lo tanto, sí habrá un desplazamiento hacia el sur”, señala Torres, quien visitó esa zona a inicios de este mes.


Metas de la compañía


Entre las metas ambientales de Miguel Torres Chile, destaca el aumento de la participación de las fuentes de energía solar desde 9% a niveles de 15% a 20%.


Jaime Valderrama, managing director de Viña Miguel Torres Chile destaca el compromiso con este programa no obstante el escenario económico actual marcado por la inflación y el alza de los costos de los insumos y la logística. Pese a ello, espera un desempeño positivo al cierre de este año “creciendo en ventas del orden de 10%, tendencia que esperamos mantener a partir de un portfolio bien estructurado, productos que están en la tendencia del consumidor como los vinos orgánicos y una marca sólida”.


¿Es suficiente el nivel de conciencia de la industria respecto del cambio climático?

“No hay una preocupación tan grave como debería serlo. Las bodegas y los viñateros deberían estar intentando cambiar más las cosas”, sostiene Torres. Al mismo tiempo, destaca la participación en el IWCA de firmas chilenas como Undurraga y VSPT Wine Group, a lo que se sumaría Emiliana, “que está estudiando un posible ingreso en el grupo”.

Wines of Chile se creó un sello de sostenibilidad y las viñas orgánicas creamos la primera asociación. Pero lo que falta es un compromiso sobre cuánto vamos a bajar la emisión y en cuánto tiempo. Y eso en Chile todavía no está”, acota Valderrama.


Con el cambio climático avanzando, es importante tomar medidas productivas para seguir manteniendo la calidad de los vinos y ver cómo podemos aportar disminuyendo la huella de carbono que generamos.


 

¿Te parecen interesantes las medidas tomadas por la viña para mantener la calidad de sus vinos? ¿Que medidas estas tomando para combatir el cambio climático? ¡Cuéntanos!


Si te quieres contactar con nosotras, escríbenos a ventas@agroinchile.cl 📩



Fuente: Diario El Financiero, 21 de noviembre.



#DiarioFinanciero #DF #MiguelTorres #ViñaMiguelTorres #LosLagos #cambioclimatico #CO2 #huelladecarbono #AlGore #Torres&Earth #Curico #ValleItata #Osorno #IWCA #Undurraga #VSTP #Emiliana #WinesofChile #Chile #derechosdeagua #codigodeaguas #reformaalcodigo #corretaje #perfeccionamiento #regularizaciones #Chile #wine #vino #comunidadagroin #agroinchile

15 visualizaciones0 comentarios