google.com, pub-3369665350087858, DIRECT, f08c47fec0942fa0
top of page

Embalses y cambio climático: Juntas de Vigilancia lideran búsqueda de soluciones hídricas en Chile

El reciente temporal vivido en la zona centro de Chile ha evidenciado las consecuencias del cambio climático, donde nuestro país paso de presentar lluvias constantes y acumulación de nieve en la cordillera de Los Andes a tener precipitaciones escasas, pero abundantes, donde la isoterma cero es más alta de lo habitual, afectando a la acumulación de la esperada nieve en nuestra cordillera, lo que ha provocado la crecida y desborde de ríos, inundaciones y activación de las quebradas. Ante este panorama, las Juntas de Vigilancia de embalses han emitido una declaración en la que hacen un llamado a buscar soluciones frente al cambio climático y a establecer un Plan Nacional de Infraestructura Hídrica. A continuación, te invitamos a conocer los detalles.



 

4 de julio 2023


Las Juntas de Vigilancia, que respaldamos esta declaración, sentimos la obligación de pronunciarnos ante las críticas dirigidas hacia la construcción de embalses. Somos instituciones sin fines de lucro que desempeñamos una función pública y existimos desde antes de la independencia de Chile para distribuir las aguas que fluyen por ríos y esteros, respetando el derecho y la legislación vigente.

Nos constituimos como organizaciones comunitarias, participativas y territoriales, donde se agrupan los usuarios individuales, Comunidades de Aguas y Asociaciones de Canalistas. Lejos de la arrogancia, creemos que ninguna otra entidad posee un conocimiento local del agua tan profundo como el nuestro. Nuestra experiencia histórica y nuestro conocimiento actual abarcan el comportamiento de los ríos y esteros, las nevadas en la cordillera y las necesidades del territorio.

El cambio climático es una realidad que nos afecta a todos: llueve menos en gran parte del país, pero también se presentan eventos de lluvias extremas, con baja acumulación de nieve y grandes volúmenes de agua en superficie. Esta es la "crisis hídrica" que afecta a nuestro país desde hace más de 15 años. Ante esta situación, debemos utilizar nuestra inteligencia y conocimiento en la búsqueda de soluciones, tal como lo hemos hecho en otras crisis.

Estas soluciones pueden ser de diversos tipos: desde las innovadoras, basadas en la naturaleza, hasta las tradicionales y conocidas soluciones de infraestructura. Es urgente generar un plan de infraestructura hídrica que combine las mejores soluciones para cada caso y cada cuenca. Apoyaremos la materialización de soluciones de bajo costo, pero también debemos avanzar decididamente en soluciones como los embalses, que regulan la alta variabilidad hidrológica. No aceptar esta realidad sería irresponsable para el bienestar y el progreso de las generaciones actuales y futuras de chilenos.

 



 

El reciente fenómeno climático de intensas lluvias demostró, sin necesidad de modelos teóricos, que las cuencas con embalses acumularon agua destinada al riego, la generación eléctrica y el consumo humano (casi todos los embalses se llenaron). Además, actuaron como reguladores de flujo para mitigar los daños causados por las crecidas extremas, evitando mayores afectaciones en hogares, hospitales, escuelas, carreteras, entre otros.

Los embalses son obras vigentes y necesarias en Chile y en el mundo. Existen proyectos de embalses en diferentes etapas de desarrollo en California, Suiza, India, China, Australia, entre otros lugares. Los embalses cumplen múltiples funciones, se utilizan para la generación de electricidad, la acumulación de agua en invierno, el control de crecidas, además de tener efectos positivos en el desarrollo de nuevos ecosistemas que permiten la conservación de la flora y fauna, así como en la creación de espacios para el turismo y las actividades recreativas.

Debido a su complejidad técnica y los tiempos de ejecución requeridos, las mejoras en las obras de riego y embalses deben ser un programa de Estado respaldado por todos los sectores políticos, productivos y la ciudadanía, con horizontes de tiempo que superen los límites de un solo gobierno.

¡Es hora de actuar y las Juntas de Vigilancia se comprometen desde ahora a colaborar plenamente!

"Las organizaciones que suscriben esta declaración representan gran parte de la superficie regada agrícola y ganadera de Chile, donde se encuentran millones de usuarios de agua potable rural y urbana, industrias, actividades recreativas, preservación ecosistémica y generación eléctrica".


A continuación, te presentamos una lista de los embalses que Chile necesita:


- Región de Coquimbo: Estero Derecho, Río Pama, Río Illapel, Río Choapa.


- Región de Valparaíso: Canalistas Río Ligua, Río Aconcagua 1ra. sección, Río Aconcagua 2da. sección y sus afluentes, Río Aconcagua 3ra. sección.


- Región Metropolitana: Sociedad del Canal de Maipo, Estero Puangue, Canal Las Mercedes, Canal Mallarauco, Río Mapocho 3ra. sección.


- Región de O´Higgins: Río Peuco, Río Cachapoal 1ra. sección, Río Cachapoal 2da. sección, Río Cachapoal 3ra. sección, Río Claro 1ra. sección, Canal Silvano, Río Tinguiririca, Estero Chimbarongo.


- Región del Maule: Río Teno, Río Lontué, Río Seco, Estero Carretón, Estero Pichuco, Río Claro, Río Maule, Río Longaví.


- Región de Ñuble: Río Chillán, Río Ñuble, Río Diguillín.


- Regiones del Biobío y la Araucanía: Río Laja, Asociación Canal del Laja, Cuenca del Río Biobío, Río Renaico, Río Cautín.



Ante las adversidades que enfrenta Chile debido al cambio climático, las Juntas de Vigilancia de embalses han alzado su voz para instar a la implementación de un Plan Nacional de Infraestructura Hídrica. Estas organizaciones comunitarias, con un vasto conocimiento y experiencia en el manejo del agua, reconocen la necesidad de combinar soluciones innovadoras y de infraestructura para enfrentar la crisis hídrica que aqueja al país. Los embalses se presentan como una herramienta fundamental para regular la variabilidad hidrológica y mitigar los efectos de eventos climáticos extremos. Es hora de actuar y trabajar en conjunto para garantizar el bienestar de las presentes y futuras generaciones de chilenos.

 

¿Crees que los embalses pueden contribuir a mitigar los impactos de las crecidas extremas en Chile? ¿Cuáles son los beneficios adicionales que tienen los embalses, más allá de su función principal en la regulación del agua?


¡Cuéntanos, en Agroinchile te queremos escuchar!



Kommentare


bottom of page