Regantes del Aconcagua crean propuestas para evitar la intervención estatal

Según informó el diario Financiero en una noticia publicada el pasado miércoles 01 de junio, se buscan medidas que permitan la acumulación de cerca de 24 millones de m3 en el Embalse Los Aromos para abastecer a más de un millón de personas.

La nota señala que, el acuerdo de redistribución de las aguas del río Aconcagua, que busca asegurar el consumo humano para los próximos meses, dio un gran paso. El martes 31 de mayo, las juntas de vigilancia de la Primera y Segunda Sección del río -luego varios días de extensas reuniones- presentaron una propuesta que, según comentaron, apunta en general al llenado de los cerca de 22 millones de m3 que requiere el Embalse Los Aromos, responsable del abastecimiento de gran parte de la población de la Región de Valparaíso.


De tal modo que si se aprueba, tanto por el resto de los regantes de la tercera sección, como por la Dirección General de Aguas (DGA), se podría evitar una eventual intervención estatal, explica la noticia.


A su vez, el texto presentado por Luis Alberto Luraschi, presidente subrogante de la Primera Sección, y Mirko Yakasovic, presidente de la Segunda Sección, revela que las condiciones de “baja disponibilidad hídrica producto de la severa sequía” que afecta a la zona “impide distribuir simultáneamente mediante una prorrata instantánea entre todos los usuarios de la cuenca”.


De este modo, según se explica en la nota, el plan dispone de diferentes turnos a que se deberán aplicar entre el sábado 4 de junio de 2022 y el lunes 5 de septiembre de 2022, fecha en la cual el Embalse Los Aromos debiera contar con la cantidad de metros cúbicos suficientes para aportar a la población en la temporada de verano.


Repartición de las aguas


De acuerdo con el documento, se define que la Primera Sección regulará las compuertas de sus canales durante 132 horas a la semana, comenzando los días domingo a las 19:00 hrs. y hasta las 07:00 hrs. de los días sábado, de manera de contribuir con 665.280 m3 por semana. Esto, mientras que la Segunda Sección -al igual que la primera- cesará el flujo de agua durante 132 horas a la semana, comenzando los domingos a las 22:00 hrs. y hasta las 10:00 hrs. de los sábados.


Igualmente se propuso que la Tercera Sección -que hasta el cierre de esta nota no se pronunció al respecto- cierre las compuertas por 132 horas semanales, comenzando los lunes a las 10:00 hrs. y hasta las 22:00 hrs. de los sábados, “con la única excepción de la bocatoma que abastece la bocatoma del Canal Waddington donde deberá captar un caudal promedio de 0,3 m3 /s con el fin de suministrar un caudal de 0,07 m3 /s en la planta de agua potable La Cruz de Esval S.A. y también dar sustento hídrico al Humedal Canal Waddington en Cerro La Huinca y Humedal Tranque La Huinca”, según explicaron.


A su vez se indicó que durante los fines de semana la Primera y Segunda sección cerrarán las compuertas durante 36 horas. De manera que las acciones de ambas secciones en el período total estimado permitirían acumular aproximadamente 24,9 Hm3 en Romeral.


Por otra parte, queda en evidencia que el rol de la Tercera Sección es clave, pues es la encargada de dejar pasar este gran flujo de agua. Pero llegar a un acuerdo con ellos se ha tornado difícil, según comentaron desde las otras secciones para la nota publicada, pues la postura que mantienen es más “radical”, ya que, a diferencia de las otras juntas de vigilancia, proponen el cierre de las compuertas durante 112 horas a la semana y de 56 horas en los fines de semana.


Suministro y reutilización de recursos


En definitiva, la propuesta aclara que “mientras no acontezcan lluvias relevantes, la disponibilidad natural de aguas superficiales del río Aconcagua está dada por las escorrentías superficiales”. Y que “es necesario considerar que una parte significativa de esta disponibilidad se infiltrará en el lecho del cauce antes de llegar a los puntos de entrega de agua”. De manera que además de la propuesta presentada, actualmente se hace indispensable que las autoridades de la zona contemplen medidas adicionales en beneficio de la población, indica Mirko Yakasovic.


En este sentido, el presidente de la Junta de Vigilancia de la segunda sección del Aconcagua sostuvo que, “es importante adquirir algún compromiso de tiempo y plazos para la ejecución de obras que den mayor fluidez” a las aguas en cuestión, y propone avanzar en el desarrollo de tecnologías de desalación y de reutilización de las aguas que hoy llegan al mar sin ningún tipo de contención.


Además, indica que es fundamental que Esval se haga cargo de las pérdidas de agua que al 2021 alcanzaron un 35,9% del total producido. “Ojalá lo pudieran llevar a 0%, o por lo menos a un 5% (...) Pero eso ya es un tema de ellos, no tenemos injerencia en eso. A nosotros nos interesa que bajen la pérdida porque al final es menos demanda hacia la agricultura en este momento, y estamos los agricultores subsidiando las pérdidas sanitarias”, explicó Yakasovic.


Y agregó que la elaboración de un plan de racionamiento hídrico, como el presentado por la Gobernación de la Región Metropolitana, resulta clave en la gestión de recursos en una región como Valparaíso, que cuenta con un decreto de escasez hídrica y con embalses como Peñuelas que actualmente está prácticamente seco.

“Al final es la única manera de que la gente tome conciencia. La autoridad tiene que tomar la batuta en ese tema”, expresó.


Próximos pasos


La Junta de Vigilancia de la Tercera Sección tenía plazo hasta las 23:59 hrs del martes 01 de junio para pronunciarse a favor o en contra de la propuesta, y según informa el Diario Financiero no habrían llegado a un acuerdo, señalando que el mayor punto de discordia son los criterios de distribución propuestos por los diferentes actores, junto a discrepancias sobre los horarios de restricción. Por lo que sube la posibilidad de una intervención estatal, mientras que las otras dos zonas organizadas de la cuenca enviaron el documento oficialmente a la DGA y a la sanitaria Esval.


En caso de rechazar las medidas allí contenidas, lo más probable, según indican desde la Primera y Segunda Sección, es que el Estado deba intervenir. Así, una vez que la DGA recepcione el texto, tendrá cinco días hábiles para realizar observaciones e implementar alguna medida al respecto.


Desde Esval, el gerente regional de la compañía, Alejandro Salas, se refirió a los acuerdos aún en trámite, y señalo al diario que desde la empresa esperan “que el diálogo prospere” para asegurar el consumo humano y, al mismo tiempo, causar “el menor cambio en las condiciones de riego en la cuenca del Aconcagua”.


Fuente: Diario Financiero

Por: Claudia Saravia

Noticia publicada: miércoles 01 de Junio de 2022



¿Te parece que es necesaria la intervención desde el estado para que los regantes de las 3 secciones logren un acuerdo?



¡Cuéntanos tu opinión!

11 visualizaciones0 comentarios